lunes, 4 de octubre de 2010

Muestra en "La Sala de tomas"


lo que nos devuelve el río


“Lo que nos devuelve el río” nomina a una serie de trabajos realizados con escombros. Pero no se trata de cualquier tipo de escombros, sino de aquellos por mí recogidos de la costa del Río De La Plata, que fueron utilizados para su “relleno” y que por consiguiente sufrieron la erosión de los agentes climáticos y las aguas de dicho río.
Dicha omnipresencia del escombro será , entonces , la piedra fundamental de la construcción de esta serie. La elección de esta materia prima tan particular está dada en que siempre me atrajo el cambio de fisonomía de la costa de la ciudad y los partidos del norte de la provincia de Buenos Aires. Cambio heredado de la dictadura militar que padecimos entre 1976 y 1983 (de aquellos años data la creación de lo que hoy se conoce como “reserva ecológica” y el “relleno” de las costas bonaerenses con escombros) pero, ¿fueron escombros los únicos desperdicios arrojados por esos años al río? ¡Hoy sabemos que no! Que las prohibiciones del libre tránsito por dicha costa fueron parte del plan de vaciamiento y exterminio que padecimos. Y que los crímenes cometidos en el desarrollo de ese plan se ocultaron, muchas veces, arrojando la evidencia al río como si fueran unos desperdicios.
Dos veces fundada, en tiempos de la conquista, la ciudad de Buenos Aires no hace otra cosa que reciclarse permanentemente. Erigiéndose sobre los endebles cimientos de la corrupción. ¿Son, los escombros, otra cosa que materiales corrompidos? Pretendo con mi trabajo “arrojar” esta pregunta al espectador para que como sociedad podamos dilucidar ciertos aspectos de nuestra identidad, ejercitando la memoria. Con la intención de desplazar su significado a otra cosa que, el de material de relleno y devolverle el sentido de construcción para el cual fueron creados. Creados para albergar y no para ocultar.